La Red eSCTS y sus infraestructuras digitales

Voy a comenzar por lo evidente: las infraestructuras tecnológicas que utilizamos en la Red eSCTS importan. El ámbito disciplinar referente de nuestras investigaciones nos ha mostrado que las tecnologías viajan cargadas de valores así que la utilización de unas u otras en la organización de la Red es más que relevante. Es lo mismo que el software libre ha hecho visible desde hace varias décadas no sólo teóricamente sino de manera práctica al poner en circulación tecnologías que reformulan las formas de producción del software, el régimen de propiedad de su circulación y la economía política del conocimiento en la que se inserta.

La Red eSCTS comenzó con una lista de correos en el servicio que ofrece Google (la abrió Vincenzo Pavone) y una cuenta de correo electrónco en Gmail (se ecargó Rebeca Ibáñez). Posteriormente abrimos un blog en el servicio gratuito de de WordPress (lo hice yo, Adolfo Estalella) y más tarde un grupo en Facebook (cosa mía también). Más tarde y caminando hacia el tercer encuentro en Barcelona en 2013 Daniel López (si no recuerdo mal) abrió una cuenta en Twitter. En ese encuentro elaboramos una relatoría audiovisual que nos obligó a encontrar un repositorio de videos donde poder publicarlo, lo hicimos nuevamente en YouTube y en Vimeo (creo que se encargó Tomás Sánchez Criado). Lo último que hemos hecho ha sido abrir una segunda lista de correos en Google Groups para coordinar la organización del encuentro. Hay alguna otra infraestructura que utilizamos y a la que me refiero más abajo.

El debate sobre la vídeo-relatoría que se elaboró en el encuentro de Barcelona hizo visible lo que parece una clara orientación de la Red hacia el acceso abierto. Debatimos en extenso sobre el tipo de licencia que debíamos utilizar en el vídeo y resultó evidente que todos los que participaron en ella optaban por una licencia de orientación abierta o libre (y digo de orientación porque la definición de lo que es una licencia libre o abierta en el ámbito académico es aún asunto de controversia). Finalmente optamos por una licencia Creative Commons que permite el uso comercial y que exige compartir en los mismos términos. Me detengo en este asunto, nuevamente, porque parece ilustrar la orientación hacia el acceso abierto y la cultura libre al menos de una parte de los participantes en la Red. Y digo parece porque sólo participamos algunas personas.

No cuesta mucho trabajo tornar esa orientación hacia el acceso abierto en una crítica hacia las infraestructuras tecnológicas que utilizamos, y así se hizo evidente en la asamblea que mantuvimos en el encuentro de Gijón celebrado en el año 2012. En aquel momento se cuestionó la pertinencia de tener una página en Facebook y se propuso la utilización de herramientas de software libre, la compra de un dominio propio, la elaboración de una propuesta sobre infraestructuras digitales alternativas o complementarias que podría utilizar la Red y la organización de un panel que discutiría el asunto de ‘infraestructuras digitales de la Red’ en el tercer encuentro. Nada de eso lo hemos llevado a cabo por limitación de energías y tiempo de quienes más implicados estamos en el día a día.

En diversas ocasiones en las asambleas que hemos mantenido ha sido señalado que la gestión de las infraestructuras digitales de la Red eSCTS es completamente abierta, y eso significa dos cosas. Primero que cualquiera puede involucrarse en la gestión de ellas y de hecho agradeceríamos algo de ayuda porque hay ideas que por falta de energías y tiempo no se llevan a cabo. Segundo, que las infraestructuras actuales no son ‘oficiales’ sino el resultado de iniciativas individuales, por eso he mencionado los nombres de las personas que han ido abriendo cada uno de esos servicios, la responsabilidad es individual y no el resultado de un consenso de la Red eSCTS. Eso significa que cualquiera puede abrir un nuevo servicio en una nueva plataforma o abrir otro en alguna de las plataformas que ya usamos, por ejemplo una segunda cuenta de Twitter vinculada a la Red eSCTS.

Lo dicho hasta el momento intenta dar cuenta de cómo han ido las cosas y, como siempre, es mi relato particular. Termino con una breve opinión personal. Esta discusión sobre las infraestructuras la hemos mantenido insistentemente en la asamblea del 15M de Lavapiés desde sus inicios. Durante meses tratamos de usar una red de software libre en lugar de Facebook pero al final acabamos todos en Facebook por dificultades de usabilidad de la primera. Manejamos listas de software libre al mismo tiempo que grupos de Google, Twitter, YouTube… Una combinación heterodoxa que permitía prácticas muy diversas. Nuestra disciplina nos ha mostrado que para pensar las tecnologías deberíamos centrarnos en el análisis preciso de las prácticas que habilitan y que se despliegan en torno a ellas. Eso no pretende ser un argumento que santifique el uso de tecnologías como Facebook o Google, sin duda plantean problemáticas de gran calado. Pero es un intento por argumentar que no es evidente qué significa utilizar esas infraestructuras de la manera como lo hacemos. Y desde luego tampoco es un intento por dar por sentado su utilización, si tuviéramos energías, tiempo y recursos podríamos mudarnos a otras infraestructuras, pero no tenemos nada de todo eso. El asunto es controvertido y mantener y avivar el debate de tanto en tanto es sin duda algo que deberíamos lograr.

En un intercambio de correos que hemos tenido Tomás Sánchez Criado y Daniel López señalan que la gestión de cada una de las plataformas que usamos ha sido completamente improvisada. No ha habido ninguna distribución explícita de tareas, cada uno/as ha ido haciendo lo que podía. Abundando sobre el tema Daniel pone un ejemplo sobre las problemáticas y preguntas que se presentan en relación con nuestra prácticas digitales: “además del tipo de licencias de estas aplicaciones y su propio diseño, creo que estaría bien analizar un poco mejor, cómo hemos empleado dichos instrumentos, y qué efectos ha tenido dicho empleo. Pongo un ejemplo práctico cercano para mi, utilizar la cuenta de correo escts de gmail para interactuar con la easst o con participantes al encuentro puede hacerse de muchas maneras, pero implica que la persona que contesta a través de ella es la red haciendo dicha tarea (ya sea la misma persona siempre o cada vez una diferente). Algo similar ocurre con twitter, los twits y retwits de la cuenta escts, son cosas que dice y difunde en público la red como entidad. Lo mismo ocurre con el blog (por eso estàn enlazados). Habitualmente hemos utilizado estos tres medios para difundir información “oficial” sobre los respectivos encuentros. Mi duda es, debemos seguir así y circunscribir el uso de estos tres medios a la difusión de actividades DE la red, o debemos también utilizarlos para difundir actividades y opiniones particulares de sus miembros. Para el caso de twitter y del blog esto implica estilos de comunicación diferentes que definen la propia naturaleza de la red en el espacio público. Simplemente quería ponerlo sobre la mesa para discutirlo, ya que son decisiones que afronté individualmente bajo criterios totalmente personales cuando me tocó utilizar estas tecnología para difundir cosas del encuentro. Mi idea entonces era simplemente maximizar la difusión pero ahora creo que el asunto también tiene que ver con estilos de representación/delegación y con el rol de la red en su articulación con otras redes”.

Una posible manera de entender la práctica que hemos desarrollado es pensar en esas comunicaciones y plataformas como las oficiales de la Red, pero quizás pudiéramos explorar otras maneras de entenderlo y abrir espacio para otros modos de hacer. Quizás pudiéramo pensar que ninguna plataforma es oficial y ninguna voz hace de representante. Que haya una cuenta de Twitter o un blog vinculados a la Red no implica que no pudiera haber otros y que no debiéramos promover la apertura de otras plataformas porque eso daría espacio para las múltiples sensibilidades que la Red debiera acoger. Si ahora esa diversidad no es visible se debe sencillamente, en mi opinión, a que no tenemos energías para más. En cualquier caso, son más preguntas para un debate que quizás pudiéramos tener en el próximo encuentro en Salamanca.

PS. Además de las tecnologías ya mencionadas utilizamos la plataforma de gestión de proyectos Trello (cosa de Daniel), el repositorio de Google Drive y el servicio de DropBox.

Correo de la Red: es.cts.es@gmail.com
Lista de correo de la Res eSCTShttps://groups.google.com/forum/#!forum/redescts
Blog de la Red eSCTShttps://redescts.wordpress.com
Twitter Red eSCTS: https://twitter.com/@redcts
Página de Facebookhttps://www.facebook.com/groups/redescts
Canal de Youtubehttp://www.youtube.com/channel/UCquNvUUxj4cpIGhObP1HrzA

Fuente de la imagen: Cea, Playing Futures, Applied Nomadology.
Licencia de la imagen: Licencia Creative Commons By.

Advertisements

2 thoughts on “La Red eSCTS y sus infraestructuras digitales

  1. Pingback: #4esCTS – Resumen del encuentro y decisiones de asamblea | Red esCTS

  2. Que pudiéramos llegar a aceptar y saber leer la multiplicidad de voces de un organismo social me parece una posibilidad muy interesante, sobre todo si intentamos ir hacia estructuras más transparentes y si esa forma de comunicar nos resulta realmente tan espontánea como comentas.

    De una manera parecida, creo que en algún momento llegaremos a aceptar todas las voces de una persona (el yo fiestero, el profesional serio, el cachondo, el crítico…) sin tener que filtrarlas o separarlas por contextos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s